17 de contradicciones

Cuando_llegues_a_madrid_marica_mia. Javi Larrauri
Cuando llegues a Madrid… Javi Larrauri

Mesa de dominó en su punto y como los Orishas “botella de ron, tabaco habano …”, bueno está bien, cigarro criollo y una pila macho. El punto es que todos conocemos el ambiente de este juego y más si es en los bajos de un edificio de la Habana, donde el ajiaco transcultural del cubano se cuaja de verdad.

Ahí estaba yo perdiendo como siempre y veo que se acerca un viejo conocido. Me presto a saludarlo y en intento protector me esquiva escabulléndose entre tanto trapo, gafa y sombrero. Al día siguiente me explica en tono de una disculpa que no busco, que no quiero porque de aceptarla me sumo a lo injusto.

Mi vecino iba maquillado, mi amigo es homosexual sí y se dirigía aquel día a uno de sus espectáculos de transformismo, creo que se dice así. No sintió pena por él, Toni sintió vergüenza por lo que en ese dominó pudiera pasarme a mí de haberme saludado.

Han pasado muchos 17 de mayo desde aquel de 1959 en que en La Plata se aprobara la Primera Ley de Reforma Agraria, ratificando la vigencia de la Ley No. 3 del Ejército Rebelde de 10 de octubre de 1958. Se han desgastado las manecillas del reloj desde la creación de la ANAP en 1961.

Hemos agrandado los pasos en diferentes batallas, hemos olvidado otras y por desgracia ese llegar o pasarse, típico de nosotros los cubanos, una vez más comienza a crear distancias, complejos y desilusiones que nos alejan de la unión, la aceptación, el respeto y el compromiso que verdaderamente buscamos.

Déjenme ver cómo me explico. Este año, más acentuado que en cualquier otro, ha cobrado fuerzas el no llegar más que el pasarse, el olvidar más que el recodar y el acallar por sobre la celebración. Eso es lo que han sentido nuestros campesinos y también hombres, mujeres y pueblo en general que, como cualquier doliente, han buscado dónde depositar la culpa. Y lo que es peor, han sucumbido al facilismo de sentenciar al del lado, en este caso o este día: al homosexual, a sus defensores y sus campañas.

Pero, ahora me pregunto yo, ¿la maldita culpa es del de al lado? De ese igual que tú y que yo, con el mismo calor, con igual trabajo; con problemas y soluciones; con amores y dolores. ¿No la tiene nadie? Resulta entonces de un limbo inexplicable que nos ciega y nos condena a la involución.

En mi criticable parecer nadie se está pasando, como muchos afirman, nadie nos está invadiendo, como estúpida y burlescamente otros dicen. En mi modesta opinión muchos lo que no estamos es llegando y con esa acomodada inacción hacemos parecer como amenaza, a conveniencia o no, a los que siguen luchando por su pedacito.

Alguien de verdad cree que una persona, por muy líder o supuesta influencia que se le etiquete, ha saboteado el día del campesino. En la inteligencia media que nos caracteriza cabe pensar que esta o estas personas son la causa de la falta de presencia en los medios, de la ausencia de celebraciones en centros laborales y de que ya nadie recuerde que la Reforma Agraria tiene un himno.

Por favor, es cierto que hay dolor y justificado, a nadie le gusta sentirse menospreciado. Pero ojo, no es una guerra, nadie ha llamado a tu casa, la de tu jefe o los jefes de tu jefe, para prohibirles celebrar. Has sido tú, todos, los que hemos sucumbido al retrógrado complejo, a la acomodada espera de que nos preparen las cosas o indiquen algo de “arriba”.

¿Es tan difícil que te alegres por tu día? ¿Se hace imposible celebrarlo? Si probablemente pases muchas veces de las noticias qué buscas en la pantalla, ¿algo se desbordará del periódico o la radio que resulta imprescindible para hacer tu fiesta? ¿Por qué no se hizo el matutino en tu entro laboral? ¿Quién te escondió los calderos o el presupuesto para hacer una buena comelata con lo que sacas del surco?

Solo te pido que pienses, y te felicito aunque te moleste, porque después de tanto sol y tierra es tu día compadre, como es el de la lucha contra la homofobia. Entiende que la solución no es excluir, amargarse, culpar de brazos cruzados. Comprende que el reconocimiento y la posibilidad de no pasar por alto tu igualmente incomparable gran día, está en tus manos.

Aprende a que la lucha de otros no tiene como fin opacar la que debiera ser la tuya, que no se trata de enemigos sino de complejos que solo están en nuestras mentes y por desgracia, al parecer, existen muchos acomplejados donde esperas el apoyo, el recuerdo y el reconocimiento que sin duda alguna mereces. Así que tienes dos opciones: seguir buscando donde echar la culpa o celebrar tus logros y alegrías, tu escoges si el próximo 17 es de contradicciones.

¡Ah!, si te armas de ganas de alegrarte el próximo mayo, si aceptas mis felicitaciones y decides montar un buen congrí con lechón asado y yuca con mojo, me avisas mi hermano, que eso de estar perdiendo en el dominó no me entretiene mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s