Imagino que pretendes solo imaginar

Despertar. IMagini que pretendes. M Carmen Fernández
Despertar. Ma. Carmen Fernández Burgos

Ese silencio que has sentido ha sido mi beso, sí, si no lo esperabas solo imagínalo, llegado de ahí de donde no lo esperas, puede que insuficiente, mustio o atrevido pero ahí ha quedado, imperceptible como los suspiros, tembloroso cual susurro devenido del clímax.

No sé si bienvenido, tardío o adelantado, pero dentro de mi egoísmo o recelo es el momento de regalarlo. No es de ahora que reparo en tu cuello más que en tus cotidianas verdades, que me detengo en tus naturales y elocuentes encantos. Aunque es ahora que temiblemente te me haces más distante bajo la amenaza de tenerte más cerca. Continúa leyendo “Imagino que pretendes solo imaginar”

Anuncios

Por si no te recuerdo

No Por si no te recuerdopienses mal yo soy así (¡¿despistado?!) ná!, despistado es poco, soy de esos que hoy te pueden amar, odiar o extrañar según te lo hayas ganado o perdido. Sí porque conmigo nadie se tiene que ganar algo, todos tienen el todo hasta que lo pierden.

¿El amor?, eso es otra cosa, de tenerlo lo tengo y hasta me sobra, pero ese sí que hay que ganárselo porque me lo inculcó mamá. Y de qué manera, me lo metió de a poquito entre tanta mierda de este mundo y ni cuenta me di que era tanto, a veces me pesa como maletín sin ruedas, pero al final siempre me arranca una sonrisa. Continúa leyendo “Por si no te recuerdo”

Con diccionario propio

abrazado a tus letras
Tomado del sitio “abrazado a tus letras”

Que difícil, llevo media hora mirando la página en blanco y no por falta de palabras sino por exceso de estas, no encuentro cómo escribir o mejor dicho describir. Complicado porque ahora trato de colocarlas de una forma que no te espanten, que no te hagan sentir extraña. Duro porque simplemente dudo y me reprocho el haberte dejado sin aliento, sin saber si mirarme o no.

Temo sobre todo eso, el dejarte sin espacio para respirar, el que sientas que te asfixio. El seguirme equivocando y alejarte de mí si escuchas un te quiero, Continúa leyendo “Con diccionario propio”

El maltrato de los Delfines

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este fin de año, navidades o primero de enero, como le quieran llamar, pintaba bien y de lo lindo. Las añoranzas, los sueños de reencuentros y bellos momentos junto a la familia, guardados por casi un año de duro trabajo desde aquí, desde allá, se endulzaban con la realidad del abrazo y el beso que tan abandonados quedaban en el ciberespacio.

Todo vale y merece la felicidad familiar, nada alcanza o compensa el valor del beso materno. Por eso todos los esfuerzos, aunque costaran días de reventarse trabajando, no importaría si por veintitantos días podías despertar en un ambiente agradable, sin exigencias locas, solo el poder respirar familia, cubanía y ese agasajo que otrora la definiera y acuñara la virtud de la matanceridad. Continúa leyendo “El maltrato de los Delfines”

Una lágrima oculta

lagrimas_san_pedro. El Greco
Lágrimas de San Pedro. El Greco

De pequeño era fácil llorar, al nacer, al reír y al dar alguna que otra perreta. Era fácil y reconfortante, terminaba en un sollozo entrecortado y el infinito abrazo de mi madre. Aún recuerdo la primera vez que lloré de tristeza, no llegaba a los tres años y frente al televisor comprendí la amargura del Patico Feo, del desamor y lo injusto, “…lloraba porque era feo y nadie lo quería”.

Fui creciendo y entendí que una película era solo eso, maldita la hora en que comprendí, en que comencé a perderme… La calle, con sus complejos, trató de mostrarme que los hombres no lloran y aunque en los momentos más duros ese abrazo maternal, que en otros tiempos tratara de calmar el llanto, intentara hacerlo salir en busca de mi alivio, fue realmente la vida la que secó mis lágrimas y ahogó el sollozo. Continúa leyendo “Una lágrima oculta”

Héroes

Abrazo. Oswaldo Guayasamín.
Abrazo. Oswaldo Guayasamín

Un héroe no es la utópica distorsión de la fuerza, ni la paleta de matices de una moda con la ropa interior por fura del vestido. Un héroe a veces, solo a veces, no tiene las fuerzas suficientes para sí mismo y viste como tú y como yo, con lo que tiene, con lo que puede, y lo hace de un modo más cuerdo.

Un héroe no repara las cosas volviendo a tras el tiempo, disparando rayos, atravesando cuerpos. No puede, aunque quisiera, borrar el pasado o la memoria. Un héroe crea y resuelve los problemas con sus propias manos, levanta sobre las cenizas del pasado un pequeño presente e idea el mejor de los futuros. De seguro lo hemos hecho, lo hacemos. Continúa leyendo “Héroes”

Deportistas extremos

Salvador Dali el nacimiento del hombre nuevo.
…el nacimiento del hombre nuevo. Salvador Dalí

Ese team de sorprendentes locos, casi sobrehumanos, amantes de la vida y soñadores eternos. Quién pudiera lograr tales proezas, nos preguntamos a veces, en ocasiones con un tono de deseo y necesidad que calificamos de sana envidia aquellos que, puede que indecisos, aún no nos conformamos. Esos irresponsables, irrespetuosos del valor de la vida, los llaman aquellos que aquí no constarán porque no me interesan.

Riesgo, primera palabra para el no tan valiente o cuerdo conservador; pasión para el loco conquistador atrevido y sacrifico para el materialista dogmático. Deporte para los simplistas y extremo para los videntes de barreras, adrenalina para los adictos.

Si me preguntas a mí es vida, no el simple respirar o la contradictoria interrogante de ser o estar. Es esa eterna valentía de saltar cada día de la cama y no precisamente hacia el piso, sino a otro día más, ese de incer Continúa leyendo “Deportistas extremos”